Archivo del sitio

En primera persona

Hay textos que no pueden escribirse en tercera persona. Líneas cargadas de emocionalidad, en las que la cercanía del relato nos sobrepasa y revela nuestra visión personal, íntima, aunque no reservada. Escribimos para entender y describir ciertas cosas, también para aclarar y organizar ideas. La escritura, como otras formas de expresión y reflexión, es sobretodo una necesidad. Quizá por esto, el arte es el ámbito sobre el cual deberíamos escribir con mayor libertad, mostrando y mostrándonos, no como anhelo de exhibición sino como expulsión y revelación, una forma de imagen latente que se hace visible como descubrimiento estruendoso o sutil epifanía.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Venezuela, 2017

 

Me duelen los ojos. Los cierro y aprieto, intentando contener las lágrimas. No puedo. Se escapan y bajan por mis mejillas en una caricia lenta y suave que no me consuela. He visto tanto, el dolor salta de la imagen y me traspasa. Deja su quietud para taladrar mis entrañas. ¿Cuánto he visto? ¿Cuánto falta por ver?  Lee el resto de esta entrada

La (in)conveniencia de la imagen

Las verdades suelen ser acomodaticias, el problema es cuando son descarada y abiertamente acomodaticias. Tal desparpajo fue mostrado por la diputada, periodista y exministra de comunicación e información, Tania Díaz, quien pidió “no “criminalizar” a nadie por aparecer en fotos”, esto a propósito de las imágenes de grupos armados en la UCV el pasado 03 de abril. En las fotos ampliamente difundidas es posible identificar algunas personas afectas al gobierno, como el caso del estudiante Kevin Ávila a quien, seguramente, la diputada del PSUV intentó proteger con sus declaraciones.

Sobra decir que el periodismo y la fotografía tienen una relación compleja mediada por inacabadas discusiones sobre ética, veracidad, memoria colectiva y una larga lista de temas en los que no se puede obviar el valor de la fotografía como documento histórico y social. Tal recordatorio es necesario en los actuales momentos en los que las incomodidades causadas por las imágenes que circulan por la red son cada vez más contundentes. Lee el resto de esta entrada

“Una foto es siempre invisible: no es a ella a quien vemos”

La terrible imagen del estudiante desnudo en los espacios de la UCV agitó súbitamente esta frase de Roland Barthes: “una foto es siempre invisible: no es a ella a quien vemos”, la repetí tratando de digerir lo indigerible, de entender aquello que, aun y afortunadamente, no podemos entender, aceptar ni tolerar.

Ciertamente, como ya muchos han dicho, esa imagen desnuda no a un estudiante, no a un venezolano, sino que deja al descubierto la peor faz del poder: arbitrario, déspota, indigno y cruel.

No se fotografió a un muchacho, sino a un país. Fragilidad, pudor, indefensión, vergüenza, humillación, desconcierto, encarnados en un joven que más que remitirnos a la metáfora del futuro y la esperanza, nos cincela las profundas grietas de un país, en el que se persigue a la juventud quizá por representar el brío y la valentía; se ataca a la Universidad tal vez porque en su esencia prevalece la búsqueda del conocimiento y el debate de ideas; se roba, maltrata, agrede al que piensa distinto, al que quiere informar, acaso por la desesperación de aquel que acorralado en su bunker grita exasperado en un último intento por imponer y controlar. Lee el resto de esta entrada