Archivo del sitio

#10oct Bitácora de un país fragmentado

Caracas, 10 de octubre de 2018

Hace algo de frío y mi día comienza con una foto que me envían por redes sociales. En ella el contraste evidente golpea mis emociones. A las afueras del Sebin, una mujer llora la muerte del concejal Fernando Albán. Un hombre la consuela. No me detengo en sus nombres o filiaciones, son, simplemente, personas que sufren ante una pérdida injusta, injustificable y atroz. Faltan calificativos cuando el desconcierto y la indignación abundan. En la misma toma y al fondo, un grupo de efectivos conversa, relajados y sonrientes. La bandera nacional se asoma por el lado derecho del encuadre, expuesta en el hombro de uno de los sujetos de mediana edad. Uniformados y armados, algunos con cascos y chalecos antibalas, parecieran pertenecer a otra imagen, a otro momento, a otra situación. Pero no. Es la misma foto, es un mismo país en el que los que sufren parecen vulnerables y desprotegidos y solo les queda consolarse entre sí. El señor de camisa blanca nos mira de frente involucrándonos en la escena, mientras sus anteojos, colocados sobre cabeza, miran vacíos hacia arriba como queriendo enfocar el cielo, como buscando la irrenunciable esperanza arrinconada en la cajita de Pandora que tercamente nos empeñamos en resguardar muchos venezolanos. La foto despierta preguntas. ¿Por qué ríen? Es quizás la inquietud más punzante. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Conociendo a Grandal

A Grandal no lo conocí en persona, nunca coincidimos en los espacios de interés con foco en la fotografía. Sin embargo, tuve referencias -buenas referencias- de colegas y amigos que reconocían y estimaban su trabajo. Otras recomendaciones -a mi entender las más significativas- llegaron de quienes aprendieron el oficio guiados por este fotógrafo cubano asentado en Venezuela desde hace muchos años. También supe que, además de los nexos afectivos, la fotografía era punto de encuentro con su esposa Gilda con quien compartió salas de exhibición y que su hija Kelly había desarrollado sensibilidad y vocación hacia el mundo de las artes, las letras y la docencia.

Por influencia y curiosidad me fui aproximando a su trabajo a través de algunas  publicaciones especializadas.

Lee el resto de esta entrada

En primera persona

Hay textos que no pueden escribirse en tercera persona. Líneas cargadas de emocionalidad, en las que la cercanía del relato nos sobrepasa y revela nuestra visión personal, íntima, aunque no reservada. Escribimos para entender y describir ciertas cosas, también para aclarar y organizar ideas. La escritura, como otras formas de expresión y reflexión, es sobretodo una necesidad. Quizá por esto, el arte es el ámbito sobre el cual deberíamos escribir con mayor libertad, mostrando y mostrándonos, no como anhelo de exhibición sino como expulsión y revelación, una forma de imagen latente que se hace visible como descubrimiento estruendoso o sutil epifanía.

Lee el resto de esta entrada

Venezuela, 2017

 

Me duelen los ojos. Los cierro y aprieto, intentando contener las lágrimas. No puedo. Se escapan y bajan por mis mejillas en una caricia lenta y suave que no me consuela. He visto tanto, el dolor salta de la imagen y me traspasa. Deja su quietud para taladrar mis entrañas. ¿Cuánto he visto? ¿Cuánto falta por ver?  Lee el resto de esta entrada

La (in)conveniencia de la imagen

Las verdades suelen ser acomodaticias, el problema es cuando son descarada y abiertamente acomodaticias. Tal desparpajo fue mostrado por la diputada, periodista y exministra de comunicación e información, Tania Díaz, quien pidió “no “criminalizar” a nadie por aparecer en fotos”, esto a propósito de las imágenes de grupos armados en la UCV el pasado 03 de abril. En las fotos ampliamente difundidas es posible identificar algunas personas afectas al gobierno, como el caso del estudiante Kevin Ávila a quien, seguramente, la diputada del PSUV intentó proteger con sus declaraciones.

Sobra decir que el periodismo y la fotografía tienen una relación compleja mediada por inacabadas discusiones sobre ética, veracidad, memoria colectiva y una larga lista de temas en los que no se puede obviar el valor de la fotografía como documento histórico y social. Tal recordatorio es necesario en los actuales momentos en los que las incomodidades causadas por las imágenes que circulan por la red son cada vez más contundentes. Lee el resto de esta entrada

“Una foto es siempre invisible: no es a ella a quien vemos”

La terrible imagen del estudiante desnudo en los espacios de la UCV agitó súbitamente esta frase de Roland Barthes: “una foto es siempre invisible: no es a ella a quien vemos”, la repetí tratando de digerir lo indigerible, de entender aquello que, aun y afortunadamente, no podemos entender, aceptar ni tolerar.

Ciertamente, como ya muchos han dicho, esa imagen desnuda no a un estudiante, no a un venezolano, sino que deja al descubierto la peor faz del poder: arbitrario, déspota, indigno y cruel.

No se fotografió a un muchacho, sino a un país. Fragilidad, pudor, indefensión, vergüenza, humillación, desconcierto, encarnados en un joven que más que remitirnos a la metáfora del futuro y la esperanza, nos cincela las profundas grietas de un país, en el que se persigue a la juventud quizá por representar el brío y la valentía; se ataca a la Universidad tal vez porque en su esencia prevalece la búsqueda del conocimiento y el debate de ideas; se roba, maltrata, agrede al que piensa distinto, al que quiere informar, acaso por la desesperación de aquel que acorralado en su bunker grita exasperado en un último intento por imponer y controlar. Lee el resto de esta entrada

Remojando los recuerdos, empapando la esperanza

Y aunque los niños se bañen contigo,

y aunque las aves se mojen alegres,

y aunque la tierra succione tus gotas,

y aunque después todo luzca más verde…

Nos arrastra y arrasa, otra vez como en Vargas o El Limón, nos despoja de cuanto poseemos y nos empapa hasta el alma.

Insistimos en ir desabrigados, no solo porque desconfiamos de los desatinados pronósticos meteorológicos, sino también porque somos optimistas y sabemos que siempre llega la calma, aunque a veces tarda mucho.  Lee el resto de esta entrada

Pentagrama reflexivo. El día del Periodista en cinco tiempos

Basta de Censu

Basta de Censu

Una de las pocas ventajas de los días especiales es que permiten hacer una revisión sobre aquello que hay que celebrar. El día del periodista plantea algunas discusiones sobre los motivos para festejar o no este día en conmemoración de  aquel 27 de junio de 1818, fecha  en la se editara el primer número del Correo del Orinoco por iniciativa de El Libertador Simón Bolívar, quien intuía la fuerza de la prensa y su impacto en los procesos políticos. Lee el resto de esta entrada

Todos somos buhoneros

Que si las misses, que si el petróleo. Las rumbas, la solidaridad. El sistema de orquestas infantiles y juveniles, o las telenovelas. La inflación más alta de América Latina o la compra excesiva de productos de belleza. La capacidad de sacar un chiste de todo o de exportar peloteros. ¿Qué nos caracteriza como venezolanos?

Que todos somos buhoneros. ¿Una respuesta exagerada e inesperada?

Lee el resto de esta entrada

Venezuela rica y gráfica

Distintos indicadores permiten describir y confrontar la situación de un país. Actividades económicas, demografía, escolaridad, desempleo, PIB… y una larga lista que pone frente a frente disciplinas científicas con realidades concretas.

Hoy podríamos acercarnos a la situación venezolana desde una óptica diferente. No se trata de hacer un censo, ni mucho menos un estudio de riesgo país, sino de escudriñar en nuestra cotidianidad y descifrar algunas señales que nos dibujan como nación.

Letreros, afiches, carteles, anuncios y otros materiales gráficos ilustran la Venezuela actual.

Lee el resto de esta entrada