Archivo del sitio

Visiones de las mujeres en la fotografía (Parte 3).

La fotografía ante la desigualdad de género.

Sobre la fotografía se ha dicho que es una disciplina con nombre de mujer pero históricamente patriarcal. La luz une a la mujer y a la fotografía, siendo el punto de encuentro entre escribir con luz y dar a luz, fotografiar y parir.

La fotografía carga con parte del peso de las representaciones y los imaginarios sociales, al ser uno de los insumos básicos sobre los que se erige la imagen que tenemos y nos hacemos de lugares, circunstancias y personas que no conocemos directamente pero sobre los cuales tenemos referencias visuales que nos permiten identificarlos y aproximarnos a ellos. Esto aplica incluso para algunos conceptos, de manera que la imagen fotográfica ha permitido el establecimiento de cánones, construcciones culturales y estereotipos que influyen en la forma como las mujeres se ven y son vistas, como han sido representadas y como están en las búsqueda de sus propias representaciones. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Visiones de las mujeres en la fotografía (Parte 2)

De la sombra al asombro.

Preguntaba Mario Benedetti ¿Y si dios fuera mujer? Una punzante interpelación que traspasa el terreno religioso y se expande a otras dimensiones donde también vale increparnos y, en este caso, revisar las visiones y ficciones de las mujeres en la fotografía. Un camino que, como el poema de Benedetti, puede albergar más hipótesis que certezas, más provocaciones que respuestas.

Al repasar la participación de la mujer en la fotografía nos encontramos una figura opacada por el protagonismo masculino, asociado culturalmente con -mejores y supuestas- destrezas en aspectos químicos, técnicos y tecnológicos. Una primera discriminación que vio a la mujer, por una parte, como “modelo” o “musa” de un artista varón que proyectaba sus deseos masculinos en una imagen femenina construida e idealizada; y por otra, como la esposa del inventor, la asistente del fotógrafo, la hermana de…, la hija de… un interminable juego de exclusiones donde, prácticamente, había que agradecer los espacios que la superioridad masculina “les daba” o “les dejaba”, sin reconocer que, mayoritariamente, fueron ganados con talento, decisión y creatividad. Lee el resto de esta entrada