Casualidades, reflejos e interpretaciones

No creo en casualidades, me inclino por las interpretaciones que, como tal, son libres y pueden ser acertadas o no.  El foro “Más que mil Palabras“, organizado por el movimiento estudiantil en la UCV este 24 de abril, me dejó algunas de ellas.

El panel conformado por autoridades en materia fotográfica como Nelson Garrido, Roberto Mata y Vazco Szinetar, junto a jóvenes reporteros gráficos como Carlos Becerra, Isaac Paniza, Gregorio Marrero y Juan Hernández (Juancho), bajo la moderación de Gabriel Osorio, hizo converger investigación y praxis, reflexión y acción.

Los jóvenes fotógrafos relataron, con sinceridad y trasparencia, el trasfondo de muchas de las imágenes que nos han puesto en perspectiva las magnitudes de los sucesos que vivimos en Venezuela desde el 12 de febrero. Nos contaron cómo los chalecos antibalas y las máscaras antigás se han sumado a sus herramientas diarias de trabajo, quizá más necesarias que un teleobjetivo, un flash o un gran angular.

Miedo, adrenalina, titubeos y decisiones aderezan su labor. Con la cámara fotográfica han tapado sus rostros como niños que cierran sus ojos para que no los vean. Irónicamente, ellos que trabajan por visibilizar los hechos, muchas veces han querido ser invisibles. A través del lente han visto de todo, no con una visión privilegiada sino en medio de la acción, padeciendo también sus consecuencias: heridas, perdigonazos, insultos, represión.

Una madre asistente al evento, les pregunta con preocupación cómo se cuidan en medio de tanto peligro. Bien pudiera ser la mamá de cualquiera de los estudiantes, la de Bassil, de Geraldin o de los que semana a semana engrosan las frías cifras de las morgues, porque al final de cuentas “cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos del mundo.” Se identifica, luego, como la mamá de Juancho. Él le responde como hijo y profesional.  Carlos e Isaac le complementan como colegas y amigos, explican que son prudentes, que procuran mantenerse juntos, recalcándose que la mejor foto es la que pueden hacer mañana, y no una fatal. Parecen parafrasear a su profesor, quien les insiste: “A todos los fotógrafos de medios, de agencias, de prensa, a todos: Todavía no existe la foto que valga una vida, por favor sentido común.” (@RMTF)

Las imágenes mostradas por estos fotógrafos son reflejo del auditorio, ver la valentía y lucha de los estudiantes capturadas gracias a la valentía y lucha de los fotorreporteros, así de redundante y cierto. Sentí que aquel espacio y aquel momento eran, a su vez, reflejo de un escenario más amplio y complejo: el país.

Escuché a los estudiantes reconociéndose en las fotos que los ponentes presentaban sobre los ataques a la UCV, revivieron el momento, identificaron la Puerta Tamanaco irreconocible ante el gas de casi 900 bombas lacrimógenas, allí se miraron… un reflejo más, pensé, y paradójicamente recordé la interminable serie “Frente al espejo” de Vasco Szinetar, a quien ahora escuchaba frente a mi.

Mis interpretaciones fueron trastocadas por Nelson Garrido, quien con breve contundencia confesó que no fue a ser escuchado, sino a escuchar. Tal vez busca su reflejo en la mirada de otros: los estudiantes y los miles de ciudadanos que se han convertido en fotógrafos anónimos. Lamenté decirle que, inevitablemente, hoy nos vemos reflejados -como en una trágica broma del tiempo- en su profética imagen “Caracas sangrante” que, después de dos décadas, sigue desbordada en numerosas formas de violencia: San Cristóbal, Valencia… Venezuela sangrante.

Casualidades, reflejos e interpretaciones se acentuaron con el relato de Gabriel Osorio, quien contó cómo fue agredido por funcionarios de la Guardia Nacional que se ensañaron con más fuerza al saber que era fotógrafo. El grito: “soy prensa”, los enfureció más que una mentada de madre. Costillas fracturadas, heridas en la cabeza (si, otra vez por aquello de que no les gustan las ideas y el pensamiento), patadas y golpes. Quedó inconsciente en el piso hasta ser auxiliado por unas personas desconocidas. Eran estudiantes que lo cargaron y lo llevaron a un edificio cercano donde los vecinos dieron vida a la parábola del buen samaritano: le dieron de beber, limpiaron sus heridas y lo cuidaron. El nombre de aquel edificio era: Venezuela. ¿Casualidad? Difícil creer que sí y no interpretar que nuestro país está siendo maltratado, humillado y golpeado, dejado en el suelo de donde estudiantes y ciudadanos intentan rescatarlo.

Continúa el foro y, luego de un par de intervenciones, Gabriel da la palabra a un joven que le pregunta si lo reconoce. Se trata de un estudiante que también fue herido ese mismo día y con el cual le tocó compartir en el centro de salud. ¿Otra casualidad? Creo, más bien, que un reencuentro.

Al final del evento Gabriel se acerca a saludar al muchacho. No logré escuchar su nombre, es como muchos un valioso desconocido. En medio de los dos: Roberto Mata, quien los ha retratado a ambos para su serie #TestimoniosDeFebrero. Esta vez, es él un testigo que en primera persona puede contar cómo, después de todo y de todos, nos encontramos, nos reconocemos. Y allí, de nuevo, la presencia del fotógrafo, no para ser héroe o protagonista, sino para cumplir su función y ayudarnos en algún momento a comprender  una  historia que se construye confusa entre la sobreabundancia visual con la que hemos tenido que enfrentar el silencio, la censura y la autocensura. Creemos con ellos, que a falta de palabras, buenas son imágenes.

El dialogo generacional de esta actividad estuvo mediado por el respeto y la admiración entre quienes conceptualizan y quienes salen a la calle. No sé si son reflejos o casualidades, me inclino a creer que es una invitación al reencuentro precisamente desde un espacio, la Universidad, que sigue en pie, gritando el nombre de aquel edificio: Venezuela. Y eso no es una casualidad, es simplemente, mi interpretación.

Johanna Pérez Daza

@PerezDaza

Ponentes del foro "Más que mil palabras"

Ponentes del foro “Más que mil palabras”

Jóvenes del movimiento estudiantil junto a los reporteros gráficos

Jóvenes del movimiento estudiantil junto a los reporteros gráficos

Al final del evento en la salida del auditorio de Farmacia de la UCV

Al final del evento en la salida del auditorio de Farmacia de la UCV

Anuncios

Acerca de perezdaza

Periodista, M.Sc en Relaciones Internacionales. Investigadora y Docente en la UCV. Apasionada por la fotografía y las artes visuales. Intereses: literatura, ecología, derechos humanos, educación, cultura.

Publicado el abril 25, 2014 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: