Comunicando democracia

Imagen

Comunicando democracia

40 años, 4 décadas, 14600 días, aproximadamente, lleva el Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la Universidad Central de Venezuela (ININCO-UCV) empeñado en una labor tan necesaria como cuesta arriba.

1974, gobernaba Carlos Andrés Pérez, cuando el profesor Antonio Pasquali funda este instituto que sería y es referente en los estudios sobre comunicación y cultura en la región (tan es así que, en oportunidades, sus contribuciones se valoran más desde afuera que a lo interno).

No se trata de un espacio vacío, lejano a la realidad. El Ininco aborda desde sus líneas de investigación áreas y temas de vigencia e impacto social: comunicación política, comunicación comunitaria y alternativa, educomunicación, economía de la comunicación, tecnologías de la información y la comunicación, historia de las comunicaciones, entre otros ejes de reflexión y proposición que tienen como epicentro la democracia.

Los movimientos telúricos que hoy enfrenta nuestro sistema de gobierno, nos hacen pensar y afianzar nuestra convicción académica, investigativa, docente, pero sobretodo democrática.

En un país donde la autocensura, las presiones a los medios, los atropellos a la libertad de expresión y comunicación, se han vuelto cotidianos; en una Venezuela mediáticamente silenciada, pero políticamente ruidosa; en un pueblo irrespetado por el discurso unidireccional del poder; en una nación dividida entre la realidad real y la realidad virtual; en un país infoxicado de propaganda  pero desnutrido de información, es indispensable seguir “comunicando democracia”.

A pesar del asedio a la Universidad, a sus estudiantes y profesores, al debate de ideas, a la búsqueda y circulación del conocimiento, hay que afianzar el deber y  continuar “comunicando democracia”.

Pablo Neruda se preguntaba: “¿Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible?” En nuestro caso esto significa: sin papel periódico y con limitaciones en el espectro radioeléctrico y el entorno digital. Marcel Proust parece tener la respuesta: “Donde la vida levanta muros, la inteligencia abre salidas”.

La comunicación es y será un derecho fundamental sobre el que, además, reposan otros derechos. La tarea del Ininco es dar un modesto pero sustancial aporte en los penosos momentos que atraviesan nuestro periodismo, nuestras comunicaciones y, por extensión, nuestra democracia.

Todo esto nos hace tener un aniversario atípico, con pocos ánimos para celebrar pero con motivos de sobra para repetir con la sutileza de un mantra, con la fe de un rosario y con la pasión de un verso que, a pesar de todo, nuestro compromiso ético e inquebrantable es seguir “comunicando democracia”.

Anuncios

Acerca de perezdaza

Periodista, M.Sc en Relaciones Internacionales. Investigadora y Docente en la UCV. Apasionada por la fotografía y las artes visuales. Intereses: literatura, ecología, derechos humanos, educación, cultura.

Publicado el abril 2, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: