La paz comienza con una sonrisa

La paz comienza con una sonrisa”, esta sencilla pero contundente frase es atribuida a la Madre Teresa de Calcuta. Su mensaje puede resultarnos distante y hasta incómodo en estos momentos de discordia, violencia y agresividad omnipresente. Sin embrago, el descarado manoseo y las repeticiones vacías, hacen necesario re-pensar la tan sonada paz.

Conferencias de paz, cultura de paz, llamados a la paz, muertos que descansan… ¿en paz? Lo cierto es que parece haber perdido sentido como tantas otras palabras que de tanto decirlas ya no saben a nada. Se corre el riesgo de colocarla en la repisa tambaleante de la que se toman palabras al azar, ya sea para repetir (revolución, socialismo, comandante), desvirtuar (patria, colectivos, escuálidos), culpabilizar (imperio, capitalismo, oligarquía) o hacerlas inalcanzables (seguridad, convivencia, bienestar).

También corremos el riesgo, acaso tanto o más peligroso, de caer en el perverso juego –no exento de intereses- que nos lleva a olvidar esas palabras implícitas en nuestra esencia de venezolanos (solidaridad, alegría, creatividad, cordialidad, emprendimiento…). Debemos combatir la memoria selectiva que nos hace borrar recuerdos enmarcados en estas palabras. Y evitar suplantarlos por aquellas (polarizados, divididos, enfrentados) que nos alejan de lo que realmente queremos y debemos ser como país.

Las palabras que hoy se revuelven en nuestra sopa de letras tricolor deben, urgentemente, ser puestas en contexto. No se puede llamar a la paz, en medio de gritos, insultos y ofensas. No hay diálogo posible con quien se niega a escuchar. No se construye la paz con represión. Nada más apropiado que la frase inicial: La paz comienza con una sonrisa… sincera, añadiría modestamente.

Aunque maltratada y desacreditada, la paz sigue siendo el camino, la opción y la vía. Recuperar su sentido es una tarea compartida, en la que cada aporte cuenta, y cada sílaba es necesaria para recomponer nuestra amada Ve-Ne-Zue-La.

Después de todo hay que recordar que la paz no se decreta, se construye: “Queremos la paz, pero la paz no puede ser nunca mera ausencia de violencia, sino que debe ser presencia y vigencia de la Constitución, sin coacciones, extorsiones ni amenazas.” (Fernando Savater)

La paz

Anuncios

Acerca de perezdaza

Periodista, M.Sc en Relaciones Internacionales. Investigadora y Docente en la UCV. Apasionada por la fotografía y las artes visuales. Intereses: literatura, ecología, derechos humanos, educación, cultura.

Publicado el marzo 14, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: