Remojando los recuerdos, empapando la esperanza

Y aunque los niños se bañen contigo,

y aunque las aves se mojen alegres,

y aunque la tierra succione tus gotas,

y aunque después todo luzca más verde…

Nos arrastra y arrasa, otra vez como en Vargas o El Limón, nos despoja de cuanto poseemos y nos empapa hasta el alma.

Insistimos en ir desabrigados, no solo porque desconfiamos de los desatinados pronósticos meteorológicos, sino también porque somos optimistas y sabemos que siempre llega la calma, aunque a veces tarda mucho. 

En Venezuela, la lluvia siempre nos agarra desprevenidos, sin paraguas y sin ropa adecuada. Año tras año se nos olvida que llueve, que es un ciclo, que hay que hacer mantenimiento a los drenajes y tomar las precauciones necesarias. Cuando vienen los derrumbes nos sorprendemos como la primera vez, nos siguen conmoviendo –afortunadamente y todavía- los damnificados que se multiplican y reproducen en una lucha por sobrevivir, tan feroz como implacable.

Y así como olvidamos el paraguas, olvidamos que hay que prevenir. Nos lamentamos de nuestro olvido y el de nuestros dirigentes que nada dirigen. Vemos una vez más como las escuelas se convierten en campos de refugiados tan precarios como en época de guerra, solo que esta vez el sonido de las ametralladoras lo simulan las fuertes gotas que penetran los techos de zinc. Todo muta en el espacio, en los pasillos ya no corre la alegría, en las aulas no se comparte el saber. La congestión se apodera, la improvisación brota por doquier, el caos es protagonista… El paraguas sigue a buen resguardo, en el mismo lugar seco donde lo dejamos olvidado.

La opción impostergable: Refugiase, donde y cuanto se pueda. ¿Y cuándo escampe? Si es que escampa. Esta vez como antes, la lluvia parece interminable, igual de inclemente que ayer. Se alternan su fuerza y su misterio, mientras nos debatimos entre la bendición que renueva la tierra y la hace fértil, y la desgracia que destruye esperanzas y ahoga vidas.

Lo que para algunos es una rica excusa para dormir y amapucharse, para tomar chocolate caliente o la forma más natural de aplacar el calor… Para otros es un aviso de catástrofe, la inquietud por las goteras, la amenaza de perder lo que con esfuerzo se ha conseguido, inundaciones y muerte latente.

Quizás esa dualidad que percibimos en ella se deba más que a su esencia a nuestras limitaciones.

La certeza de que siempre sale el sol nos encandila, haciéndonos perder visibilidad, olvidando que el año pasado también fue así, que hace dos años fue peor y así sucesivamente en un pernicioso juego de intensidades y olvidos. Se nos sigue quedando el paraguas, ignoramos los deslizamientos, los cerros y hasta el cauce de los ríos. ¿Qué tan corta es nuestra memoria, que tan fácil nos calienta el sol?, ¿Cuántas promesas hemos escuchado y cuántas más estamos dispuestos a oír? Preguntas que se diluyen entre el aguacero, el chaparrón o el palo de agua, mientras se derrumba un rancho más y un niño cierra los ojos ante el trueno que estremece.

Contar las víctimas equivale a contar las gotas. Y aunque es cierto que después vendrá la calma, el efecto perdura en el tiempo. Unos dan gracias a Dios, otros recogen lo que queda ofrendándolo al sol, esperando que los seque por dentro y por fuera, a ellos y a sí mismos. En la distancia alguien cuela café mientras susurra con débil voz:

Lluvia, lluvia, lluvia, lluvia,

no me pidas que te quiera que no te puedo querer…

http://www.youtube.com/watch?v=WIoxfOzzMFA

Anuncios

Acerca de perezdaza

Periodista, M.Sc en Relaciones Internacionales. Investigadora y Docente en la UCV. Apasionada por la fotografía y las artes visuales. Intereses: literatura, ecología, derechos humanos, educación, cultura.

Publicado el agosto 13, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: